Asegurar el estudio de los hijos

foto_continuidad_escolar

Asegurar el estudio de los hijos es una de las principales preocupaciones de los padres a la hora de planificar a futuro. Y como todo lo que tiene que ver con asegurar proyectos familiares a largo plazo, los seguros de personas tienen diferentes opciones para ofrecer: el seguro de estudios.

Las opciones van desde un seguro que puede contratar la entidad educativa, hasta un seguro de vida o un seguro de vida con ahorro que permita proyectar a futuro. Te contamos, más abajo, cómo funciona cada uno.

 

Para colegios, universidades e institutos

Seguros de continuidad escolar

Estos seguros están destinados a garantizar la continuidad de la educación de los niños, otorgando una beca que permita la finalización de los estudios en caso de fallecer el pagador de la cuota escolar. En este caso, la entidad educativa es la contratante y deriva el pago a cada familia.  La suma asegurada (o el valor de la indemnización a abonar a la familia en caso de fallecimiento) es el valor de la cuota mensual o matrícula, multiplicada por el plazo de años acordado. El beneficio para la familia es esencial: los hijos continúan con la misma educación que tenían al momento de suceder el fallecimiento, es decir que el alumno recibe el mismo servicio y se evita el cambio de establecimiento en caso de no poder afrontar el gasto.

 

Para cada persona

Seguros de vida

Para quienes busquen no depender de que la entidad educativa ofrezca la oportunidad de contratar un seguro de estudios, está la opción de contratar  un seguro de vida que se destine la suma asegurada por fallecimiento a la continuidad de los estudios. En estos seguros, la persona a cargo del pago de la cuota los contrata, con una suma asegurada acorde a la cuota que se paga. Así, en caso de fallecimiento, la familia contará con los medios suficientes para asegurar los estudios. Estos seguros se pueden contratar en pesos o en dólares.

 

Inversiones a futuro

Seguros de vida con ahorro

Para abordar proyectos a largo plazo, como la educación de los hijos, se puede pensar en un seguro de vida con ahorro. En pesos o en dólares, estos seguros permiten al quien los contrata generar un ahorro a largo plazo a partir de los pagos de la póliza de seguro, además de cubrir el fallecimiento del asegurado.

Una parte del pago se destina a cubrir el monto del seguro de vida (indemnización por fallecimiento) y la otra, a constituir un ahorro en una cuenta individual, que la compañía aseguradora invierte en diferentes instrumentos, transfiriendo esa rentabilidad al contratante y aumentando el monto ahorrado conforme pasa el tiempo.

Estos seguros se pueden contratar, por ejemplo, en la niñez de los hijos, con miras a generar un ahorro a largo plazo que permita cubrir el costo de la secundaria o la universidad.

 

¿Te interesa contratar un seguro de estudios?

 

Conocé más sobre este tema en esta entrevista a Nieves Ferretti, nuestra Gerente Comercial del Canal PAS & Brokers:

Notas Relacionadas

Notas